Una cosa lleva a la otra

Actualizado: 15 de ago de 2018



Una cosa lleva a la otra.


Hace 10 semanas note un gran cambio en una chica de la iglesia que veo seguido pero conozco poco. A los 5 días la volví a ver y no me pude resistir; ¡la transformación en su cuerpo era increíble y como soy muy curiosa le pregunté que es lo que estaba haciendo para verse tan bien!


Brandy tendrá unos 34 años más o menos y es mamá de 4 niños menores de 6 años ¡Imagínate el trabajo que ella tiene cada día! Aún con un bebe y toda la maternidad encima, se veía fantástica, renovada, llena de energía y parecía haber perdido unas cuantas libras.


Te la hago corta, en menos de 10 minutos me contó que estaba en un programa de dieta y ejercicio de 21 días. Que se levantaba de madrugada para hacer su workout por media hora en el living de su casa. Que tenía un sistema para medir calorías y la cantidad de proteína, carbohidratos y grasa saludable que consumía en el día.


También me contó que era parte de un grupo virtual de mujeres como ella que la motivaban y animaban a continuar.


Muy a la pasada me habló de como podía engancharme, me conectó con su coach, una chica que también conozco y admiro muchísimo, y casi sin darme cuenta, empezó una historia que no puedo creer estar viviendo.


Una cosa lleva a la otra.



Mi vecina y amiga del alma tenía archivado uno de los programas que ofrecen en el app. Porque antes de los apps había videos y DVDs ¿Recuerdas?


Entonces... antes de meterme de lleno empecé con lo que tenia a la mano ¿Si puedes comenzar gratis, porque pagar? (Aunque te digo que en algún momento, algo tendrás que invertir, es parte del proceso y de poder avanzar)


El programa que comenzamos se llama Insanity, quizás lo hayas escuchado nombrar...¿Qué podríamos perder? Sólo la vida.


Ella tiene 40, como yo, es mamá de 4, incluyendo mellizas de 3 años. Anda para arriba y para abajo todo el santo día… pero fue lo suficientemente desquiciada como para engancharse y acompañarme en el desafío de completar las 9 semanas de uno de los programas de ejercicios más intensos que puedas realizar.


En este momento estamos terminando la semana 8. No puedo ocultar mi felicidad, y lo maravillada que estoy de mi misma por lo que he aguantado y por lo que podido superar.


Déjame decirte que no tengo un cuerpo atlético, no puedo correr una milla seguida, el gym me ha costado siempre y nunca me he ejercitado de manera formal. Sin embargo, aún con este perfil.. algo me desafió a darme una oportunidad.


Hoy me desconozco o me he reencontrado, como quieras verlo.


Estoy finalizando algo que miraba de lejos, para mi imposible, como para gente de otro planeta… y no puedo esperar por lo que vendrá.


Hablando con amigos que entrenan y por mi propia experiencia, he comprobado que el ejercicio físico y la forma de ver la vida están completamente relacionadas.

Lo sabemos, está científicamente probado, pero no la agarramos, no le damos importancia.



Estas semanas han estado llenas de emociones fuertes. Algo en mi cambio para siempre… se quebró el “no puedo”, se quebró el “no sirvo para esto”, el “no tengo tiempo”, se quebró “la idea de que tiene que ser perfecto”, porque de verdad no lo es... ¡si me vieran!


Salvando disciplinas y circunstancias he quebrado la barrera mental de los 30 Kilómetros (algo que los corredores conocen bien) ¡y se que hay mucho más para alcanzar!


Una cosa lleva a la otra, no tienes porque detenerte.


Hace 3 años decidí ponerme en peso y en 9 meses baje casi 40 libras (20 kilos)


Hace 1 año y 1/2 arranque con el gym, inspirada por una amiga que decidió levantarse del sillón y hacer algo que la desafiara y ayudara a estar mejor.


Hace 6 meses comencé con el blog, un sueño que me ha puesto patas para arriba, me ha dado muchas alegrías, me ha desvelado y porque no decirlo, me ha sacado muchas lágrimas. Así son los sueños… están en tu mano y tienen el tamaño de una semilla.

Cuando te animas y los siembras, ya nunca serás igual. Los sueños te transforman, te estiran, te hacen ver lo que antes no veías, te ayudan a crecer y superarte en cada aspecto de tu vida.



Hace 8 semanas comencé con el programa “Insanity” (un programa de ejercicio que no tenía idea que podría intentar y menos completar).Déjame decirte que estoy tan asombrada con los resultados (física, emocional y espiritualmente hablando) que estoy considerando seguir con otros programas similares, mientras acompaño a otros en su propio camino de sentirse bien y vivir mejor.



Una cosa lleva a la otra… pero, las cosas buenas le suceden a los que las esperan activamente y no se conforman, a los que se levantan, se animan y pierden el miedo a fallar.


Recuerda, hoy es el día para empezar. En un año, te sorprenderás.


15 de Agosto, 2018: Después de un año, no sólo he mantenido mi peso... ¡he bajado 10 libras más! Ya he completado muchos programas desde mi casa y sigo ejercitándome con regularidad... pero no sólo eso chicas, por esta experiencia que realmente me cambió la vida, ¡estoy facilitando grupos virtuales y ayudando a cientos de mujeres a bajar de peso y ponerse en forma! Realmente... una cosa lleva a la otra.


Nos vemos en el próximo post.


Leticia.

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados