Un sueño demasiado grande

Actualizado: 16 de ago de 2018



Es triste admitirlo, pero antes de aprender bien el ingles, me he olvidado del español.


Me cuesta horrores hacer una redacción como la gente, casi nunca me conforma lo que escribo, me avergüenza muchísimo promoverme en las redes sociales, no creo tener ideas brillantes, ni tampoco cuento con grandes recursos… te la hago corta: No se me dio por escribir un blog por considerarme la mujer más inteligente del barrio…


La verdad es que no estoy a la vanguardia de las tendencias, no visto muy a la moda, ni soy dueña de las mejores recetas. Tampoco soy la madre más experimentada, la esposa perfecta, ni la amiga incondicional que todos quisieran tener. No me sobra el dinero, no la he juntado con pala (como solemos decir en Argentina) tampoco tengo un pasado intrincado o una historia de superación personal para contar.


Bien que quisiera, pero mi vida no está resuelta, no me llueven las oportunidades y en un montón de aspectos, me miro y pienso que no estoy en dónde quisiera estar.


Quiero confesarte que desde que empece el blog no hay un día que no me pregunte…


¿En que me he metido? ¿Será que llegaré a algún lado con todo esto? ¿Valdrá la pena tanto esfuerzo? ¿Le servirá a alguien? y, les soy sincera: Mi propia respuesta es siempre la misma “este sueño es demasiado grande para mi”. Así es chicas … esa es la verdad.


¿Tú qué haces con tus sueños? ¿Tienes algún imposible por conquistar?


En otra etapa de mi vida, hubiera pensado que se me cayó un tornillo, me hubiera tomado “la pastilla” y sentado a esperar que se me pasen estas ideas tontas. Te lo conté en mi primer post.


Los sueños mueren en un lugar llamado miedo.


Lo cierto es que algunas cosas han cambiado, hoy es diferente, puedo decir que si a algo le tengo miedo en esta vida, es a morirme sin intentar, a quedarme con la idea de que no hice mi mejor esfuerzo, que no arriesgué, que no insistí lo suficiente, que no busqué, que no llamé a la puerta un poco más.


Espero que este post te haga pensar en tus propios sueños, deseos, metas, objetivos de vida, o como quieras llamarlos. Saltar es difícil … comenzar cuesta… pero una vez que estás en el agua, no te queda otra que aprender a nadar.


Adelante te espera toda una aventura, cada día es un desafío nuevo, un paisaje distinto, colores y aromas que quieres vivir y experimentar.

Pero la mayoría de los días serán aburridos, en blanco y negro y es en esos días, meses y quizás años, que pensarás en regresar, tirar la toalla, o renunciar…


Empieza mientras otros dan excusas, trabaja mientras otros sólo desean, sigue mientras otros renuncian.

Hay por lo menos 3 cosas que hacen las personas que concretan sus sueños:

  • Empiezan aunque no se sienten listas

  • Trabajan duro y

  • Perseveran

¿Tú de que lado de la vida quieres estar?


Seguro que algo tienes en mente, un proyecto, una visión, algo loco, medio descabellado que te levanta la presión y te da vergüenza contar y no sabes muy bien como explicar.


Ese sueño está en tu mano y se parece bastante a una semilla… hoy es sólo eso, pero tiene un potencial ilimitado que no imaginas, pero te cuesta creer que sea verdad.


Tu sueño está en tu mano y se parece a una semilla.


Tu sabes que esa semilla es tuya, es única y debe ser plantada, pero prefieres retenerla en tu mano, no te animas a soltarla, porque crees que te costará más de lo que puedes dar y te hará completamente vulnerable.


Tienes miedo que no crezca como esperas… no quieres exponerla, enfrentarla a las tormentas, al sol intenso, al viento… a las frustraciones, los obstáculos, piensas todo el tiempo en el que dirán…


¿Y si un día te levantas con una dosis extra de irracionalidad y das el primer paso, y el segundo, el tercero y miles más? Tu sabes que se te va a complicar, te vas a caer, levantar, querrás correr, a veces caminar, pero te aseguro que pensar en grande es la única forma de llegar más allá de lo que crees que puedes llegar.


Pensar en grande es la única forma de llegar más lejos de lo que crees que puedes llegar.


Plantar un sueño es la oportunidad única de avanzar y conquistar nuevas tierras en todas las áreas de tu vida. Y eso es maravilloso. De alguna manera es lo mejor que te puede pasar.


No es porque sea la más indicada o la más capaz. Es porque es mi vida y merezco darme una oportunidad.


No es porque seas la más indicada o la más capaz. Es porque es tu vida y mereces darte una oportunidad.


Construye, levanta, edifica, emprende… lo imposible deja de serlo cuando ya es una realidad.


Nos vemos el el próximo post.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados