Pesarte todos los días ¿Realmente funciona?



Una de las cosas que más me ayudó a bajar 25 kilos y mantenerme en un peso saludable por casi 4 años fue crear el hábito de pesarme todos los días.


Se que este es un tema muy controversial, pero por favor sigue leyendo... dame la oportunidad de contarte mi experiencia y la de miles de mujeres que tienen la costumbre de pesarse diariamente y han comprobado que este hábito realmente funciona.


¿Sabias que de un día para el otro tu peso puede variar hasta 2 kilos?


Las que nos subimos a la balanza todos los días entendemos que las fluctuaciones de peso diarias son completamente normales.

Esta comprensión se desprende del análisis de muchas circunstancias que te mencionaré más adelante en este post.


Después de hacernos miles de preguntas y pasar por muchos desconciertos estamos del lado de las que creen que mantener un plan de alimentación equilibrado y a largo plazo, da resultado.



A ver... seguro que estarás pensando que estoy loca, ¿un lunes peso 500 gramos menos y el jueves 500 más y aún así puedo estar calmada y mantener una actitud positiva? ¡Claro que si!


Ya se... ver que subes y bajas continuamente es poco alentador, frustrante, desespera, te saca de onda y pone de mal humor. (Ya estuve en ese lugar... se exactamente lo que sientes)


En esta publicación te contaré cómo es que logré amigarme con la balanza y cómo esta relación me ha ayudado a alcanzar mis metas, cambiar mi manera de pensar en cuanto al "peso ideal" e incluso ir por objetivos mucho mejores.



Lo primero que tienes que entender:


Todas las personas somos diferentes y bajamos de peso de una manera distinta.

  • Quizás eres de esas personas que al iniciar un plan de alimentación saludable rebajan grandes cantidades, pero luego se estabilizan y necesitan armarse de paciencia y hacer ajustes constantes para seguir bajando de peso hasta llegar a su meta o peso ideal.

  • Quizás eres de las que se ajustan a un plan para adelgazar, comienzan a ejercitarse con regularidad, "hacen todo lo que tienen que hacer" y aún asi no ven ningún resultado. Sólo hasta que sus organismos registran que todo está bien... que no hay situación de peligro... es que comienzan a adelgazar y a ver cambios en la balanza.

  • Quizás bajas de peso día a día y de manera consistente. (Lo que todas quisiéramos)

  • Quizás tu bajada no se hace notar... parece no pasar nada... pero de un día para otro, después de una meseta de varias semanas, experimentas un cambio notable y la balanza se mueve a tu favor.

En mi proceso de perdida de peso he experimentado una mezcla de la primera y cuarta opción, pero muchas de las chicas que están en mis grupos de perdida de peso y alimentación saludable pertenecen al segundo grupo.


La buena noticia es que no hay un grupo que sea mejor o peor. En los dos casos se requerirá compromiso, enfoque, disciplina y constancia.


No te quedará otra, tarde o temprano tendrás que cultivar estas características en tu vida... y eso te llevará tiempo y dedicación. Si te prometen otra cosa... no te embarques.


Algunos de los factores que influyen en el peso diario y deberías tener en cuenta para no alarmarte son:


  • La falta de descanso. (Dormir menos de 8 horas diarias)

  • El estrés, la depresión y la ansiedad.

  • La deshidratación.

  • La retención de líquidos.

  • El consumo previo de alimentos ricos en sodio o azúcares.

  • La falta de movimiento intestinal.

  • La incorporación de actividad física.

  • El consumo de alcohol o cafeína.

  • El sedentarismo.

  • El sindrome pre-mestrual y la menopausia.

  • Los trastornos hormonales (Tiroides, insulina, cortisol, etc.)

  • Ciertos medicamentos para tratar una condición crónica o temporal, etc.


Cuántos factores ¿verdad? ¡Y seguro hay muchos más! ¡Cuánto que no tiene que ver con tu alimentación y actividad física! Espero que la próxima vez que subas de peso sin un motivo aparente, recuerdes esta lista, respires profundo y continúes con tu plan.


Lo mejor que puedes hacer cuando subes de peso es aprender a evaluar tu situación. Lo peor es tirar la toalla o rendirte.



La balanza no es un monstruo... no le tengas miedo.

La balanza te brinda información. Tu enfoque no debe estar en el número que te suelta... mas bien en el esfuerzo y las ganas que le pones cada día a tu plan.

El número es sólo eso... un número. En este espacio (mi página y mis grupos) no hay nadie a dieta, todas estamos tratando de crear hábitos de alimentación saludable... no hay porque hacer tanto drama.

Entonces... si el número sube de un día para el otro, lo que es natural y completamente normal, tendrías que revisar:

  • Tu consumo de agua. (Menos o más de la recomendación diaria)

  • Tu ingesta de azúcar y/o sodio en días anteriores.

  • Las horas de descanso que estás teniendo, el estrés en el trabajo, preocupaciones que no logras sacar de tu cabeza.

  • El tipo y la cantidad de actividad física que estás realizando.

  • La compra del súper (Estar muy entusiasmada con los productos light no favorece a la perdida de peso)

  • Las porciones y la manera en que distribuyes los grupos de alimentos en el día.

  • El picoteo, esas cositas que comes casualmente y que agregan calorías a tu plan casi sin darte cuenta.

  • Cómo manejas los eventos, salidas, fines de semana, etc.

Respira profundo y haz los ajustes que sean necesarios. Por ejemplo:


  • Disminuye o elimina el consumo de productos procesados aunque sean sin azúcar, grasa, altos en fibra, etc, (mermeladas, gaseosas light, barritas, galletitas, cereales, etc.)

  • Controla más el consumo de aderezos y aceites.

  • Maneja mejor la ingesta de grasas saludables (Quesos, palta/avocado, nueces, almendras, aceitunas, etc.)

  • Reduce o elimina completamente el consumo de vino.

  • Reduce o elimina el consumo de leche de vaca.

  • Agrega algún tipo de ejercicio, caminatas, trotes, cambia de rutina en el gym, etc.


Las personas que se pesan con regularidad tienen menos chances de recuperar los kilos que han perdido en comparación con las que evitan la balanza.

No se trata de vivir obsesionada. Se trata de ser consiente. Si no controlas tu peso regularmente, será mucho más fácil deslizarte y la subida será exponencial, además,¿dime si no es mucho más fácil rebajar 2 kilos que has subido en las vacaciones a dejarte estar y enfrentarte a la realidad de que ahora son muchos más?


Desarrollar una mentalidad positiva es fundamental.


¿En que te quedas pensando después de ver que no has bajado o que has subido unos gramos? Dejame adivinar..."¿Otra vez para arriba?" "Estoy en una meseta interminable" "Estoy estancada", "No importa lo que haga, mi metabolismo no me acompaña" "Mi cuerpo se resiste" "Jamás lo lograré", etc.

Cuando tu meta parece inalcanzable (ya sea que te falten 2 o 50 kilos) tienes que recordar que:

Tu mente guía y tus pensamientos harán toda la diferencia.


Si crees que puedes lograrlo, estarás en lo cierto. Si crees que no, también. Henry Ford

Debes trabajar en tu porqué...


Tu sabes que necesitas tener más energía, que tus articulaciones están sobrecargadas, que tienes riesgo de contraer condiciones cardiacas, que tus niveles de colesterol y azúcar en sangre están descontrolados...

Aprender a comer mejor y bajar de peso tiene poco que ver con un número o una cuestión estética ... obvio que ponerse una bikini puede ser una gran motivación... pero no puede ser la única.


Motívate.



Si perdiste peso antes, puedes volverlo a hacer. ¿Bajaste 20 kilos? ¡Claro que podrás bajar 1 o 20 más!


No te conformes con lo bueno si todavía hay algo mejor. No digas que no te importa.

Te importa porque es tu salud y tu bienestar... te importa por tu familia y porque quieres sentirte bien... si no, no me habrías leído hasta el final.


No te obsesiones con la balanza, obsesiónate con comer mejor, con aprender sobre alimentación saludable, con lo que puedes hacer cada día para crear hábitos sostenibles en el tiempo.


No evites la balanza. Recuerda... el número que te tira es sólo eso... un número. Si aprendes a interpretarlo te será muy útil a la hora de adelgazar, plantear nuevas metas o mantener el peso que has logrado.

Para evaluar tu progreso también deberías:



  • Medirte con regularidad. (Pecho, cintura, cadera, brazos y piernas). Te sorprenderá ver como reduces centímetros antes de bajar de peso.

  • Comparar fotos. Sacarte una buena sesión de tu "antes" te será muy útil para celebrar los logros y motivarte a continuar.

  • Probarte ropa que no te quedaba o que te ajustaba demasiado. Reducir talles de ropa es un indicativo de que estás haciendo las cosas bien.

  • Registrar tu progreso diario y hacer anotaciones que puedan servirte a encontrar un patrón de perdida de peso.

¿Cómo pesarte correctamente? ¿En que momento del día?

  • Hazlo en ayunas después de haber evacuado. En lo posible a la misma hora.

  • Con ropa liviana o ropa interior. (Si no tienes balanza en tu casa, deberías tener en cuenta el peso de tus zapatos, la temporada en la que estás, etc.)

  • Lo mejor es utilizar una balanza digital ya que es más precisa.

No te desanimes por las fluctuaciones en tu peso, si te enfocas en el esfuerzo diario, los resultados que estás buscando llegarán.


Hasta aquí con este tema. Gracias por pasar y compartir.


Nos vemos pronto.


Leticia.


1,167 vistas3 comentarios

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados