Mucho más que perder peso

Actualizado: 15 de ago de 2018



Tener un estilo de vida saludable es mucho más que perder peso. Seguramente cuando te hablan de dieta y ejercicio lo primero que viene a tu mente es el número mágico que suelta la balanza, el talle de ropa que usas, la imagen que te devuelve el espejo… pero tu sabes que es mucho más que eso. Los beneficios de una dieta saludable y una actividad física regular, no se detienen ahí.


Cuando hablo con amigas que quieren bajar de peso, siempre trato de explicarles que las dietas y programas extremos por más prometedores que sean, no resultarán a largo plazo.


No importa lo lejos que te sientas de tu peso ideal y de tu talle ideal. El ejercicio regular combinado con una nutrición saludable, afectarán positivamente tu salud y bienestar general mucho antes de bajar el primer kilo.

Cuando comiences a comer más sano y empieces a incorporar unos minutos de ejercicio cada día, notarás cambios y mejoras en tus patrones de sueño, en tus niveles de energía, e incluso en tu estado de ánimo general. Es mucho más que ponerte la ropa que te gusta, marcar abdominales y usar la bikini el proximo verano.

De hecho, jamás usaré una bikini, no lo hice a los 15 y no lo haré a los 40… y en Minnesota ni siquiera tenemos playa.


¿Por qué salte con esto? Porque la motivación para bajar de peso y tomar en serio mi rutina de ejercicios vino por otro lado. Simplemente quería sentirme mejor, quería ser un ejemplo para mis hijos, estaba cansada de estar cansada, de los dolores de cuello y espalda, de dormir salteado y tantas cosas más.


Muchas personas creen que estar en forma es sólo una cuestión de imagen, es superficial y hasta egocéntrico. Antes de que te quedes con ese cuento, quiero que consideres estos 5 beneficios que obtendrás al incorporar una alimentación saludable y un poco de ejercicio en tu día. Son cosas que solemos ignorar y que estoy segura afectarán positivamente todo lo que eres, haces y aún los años que vendrán.



  • Dormiras mejor: Tener una vida más activa te ayudará a dormir mejor. Cuando duermes bien se reducen los antojos y las hormonas del hambre se mantienen bajo control. ¿Increíble verdad? El cuerpo es maravilloso. Ni hablar que dormir mejor te ayudará a tener más energía a la hora de levantarte y comenzar tu día. ¿Sabes que cuando duermes mal la capacidad de tomar desiciones saludables disminuye? Cuando descansas mal optarás por comer mal y tener una vida muy sedentaria. Esto dará como resultado justo lo que estas tratando de evitar. Aumentar de peso.


El mal sueño conduce a la fatiga, y la fatiga a más fatiga y a decisiones poco saludables.

  • Reducirás los niveles de estrés. Aunque bajar de peso no reducirá tus niveles de estrés, el ejercicio diario si lo hará. Piensa en esos 30 minutos de caminata, deporte favorito o clase de gym como el tiempo para volver a cargar tus baterías. Ya se lo que te cuesta levantarte más temprano y que vuelves agotada del trabajo y que lo que menos quieres es poner tu app o ir al Gym para ejercitarte. También estoy segura que cada vez que lo haces, te sientes renovada y con más aire. Tu sabes que te sentirás mejor si te activas, pero eliges enchufarte a cosas que en lugar de cargarte te dejarán sin resto para continuar. Y como una cosa lleva a la otra, quiero que sepas que cuando sufres estrés crónico tiendes a comer más porque el cortisol que estimula el apetito se eleva y te impulsa a necesitar alimentos altos en azúcar. Estos alimentos, parecen contrarrestar las sensaciones de estrés, brindando un alivio temporal. En palabras simples, son esos ataques por comer pasteles, chocolate, muffins, cookies, etc. que parece que no puedes detener. Yo también he estado allí y por mucho tiempo.


He notado que el ejercicio regular me ha ayudado muchísimo a disminuir los arranques de querer comerme todo y no poder parar.


  • Tendrás menos dolor en las articulaciones. El exceso de peso ejerce una fuerza adicional sobre huesos y articulaciones. Esto puede afectar ampliamente tu capacidad de trabajar y moverte con libertad. La buena notica es que por cada libra perdida hay una reducción de 4 libras en el estrés puesto en las rodillas. Perder un 5% de tu peso corporal, aunque todavía estés lejos de tu “peso ideal”, podría reducir la descomposición del cartílago de la rodilla y perder un 10% evitaría una degeneración aun mayor. Otra vez, no se trata sólo de verte bien, de números ideales, de volver a la talla de tus mejores años… es mucho más que eso.


Lo que decidas hoy no sólo afectará tu presente, sino los años por venir.



  • Serás más productiva en el trabajo. La razón mas común por la que las personas no hacen ejercicio es por falta de tiempo. Lo he dicho un montón de veces y lo he escuchado muchas más…. “en este momento engancharme en un programa de ejercicios sería sobrecargarme aun más” “No tengo de dónde sacar tiempo”, “ando corriendo todo el día”, “estoy súper ocupada”, “no quiero robarle más horas a mi familia”, y si… es una realidad. Así andamos, en mayor o menor medida el día parece pasarnos por encima sin que podamos hacer nada al respecto. Aún así, tu sabes que la lucha es más mental que otra cosa… no necesitas mil horas, unos 30 minutos diarios serán suficientes para que el cerebro “despierte” y podamos concentrarnos más, ser más creativas, tener más memoria, absorber información más rápidamente, estar de mejor humor etc. No te voy a decir que te estas poniendo vieja… pero a medida que pasan los años tu cuerpo y tu cerebro se irá desgastando… hacer un poco de ejercicio hará que envejezcas de la mejor manera. Cada vez que te olvides dónde has puesto la llave, considera poner cada cosa en su lugar y sumar algo de ejercicio a tu día.


La gente que hace ejercicio regularmente parece tener más energía y es mucho más productiva en lo que hace.



  • Mejorarás tu autoestima y confianza en ti misma. Más allá de que la balanza se mueva o no, cuando te ejercitas con regularidad, cuando das tu 100%, cuando corres tu propio limite, cuando te animas a hacer lo que nunca hiciste, algo dentro tuyo comenzará a cambiar. Lo he vivido personalmente. Sacarme de encima “el no puedo”, “el no sirvo para esto”, “el es imposible”, el no lo lograré…realmente no hay palabras que puedan expresar la revolución interna que estoy viviendo.


Es mucho más que bajar de peso. Separa 30 minutos diarios y empieza a mover el esqueleto.


Entre otras cosas: dormirás mejor, reducirás los niveles de estrés, podrás moverte con más libertad y menos dolor en las articulaciones, aumentarás tu productividad y mejorarás tu autoestima y confianza en ti misma.

Nada malo pasará, no morirás por intentarlo. Date una oportunidad y verás.


Este ha sido uno de los mejores veranos de mi vida, el verano en que he conquistado más vida de la que imaginaba que existía... y cómo siempre digo, no puedo esperar por lo que vendrá.


Espero inspirarte. Espero que tu también inspires a los que tienes cerca.

Nos vemos en el próximo post.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados