Menos estrés, más vida



Menos estrés, más vida. ¿Quién se anota en esta?

Es inevitable, la vida está llena de sorpresas, imprevistos, personas y situaciones que nos sacan de onda y nos hacen perder la calma.


Puede que sea tu jefe, el clima, el gobierno de tu país, un trabajo que tienes que entregar, el tráfico que aguantas en la hora pico, el despertador que no sonó, el bus que siguió de largo… puede que sea una promoción en tu trabajo, una mudanza, un viaje, tu boda, el nacimiento de un hijo, etc. Cosas buenas y malas que nos emocionan, preocupan, enojan, frustran y hasta enferman. ¿Sabes de lo que hablo no?


No puedes controlar el viento, pero puedes ajustar las velas.

No todo es lo que nos pasa, no todo empieza afuera.


Si te fijas bien, te darás cuenta que mucho del estrés que vives a diario, comienza en tu interior. Tú mismo lo generas con tus acciones, pensamientos, preocupaciones y quejas.


¡Pero puedes hacer algo al respecto! La buena noticia es que no depende en absoluto de tus circunstancias, ni tampoco de los demás.


Ya lo sé, la vida es complicada y duele. Un divorcio, la muerte de un ser querido, la falta de trabajo, una enfermedad que aparece de la noche a la mañana… hoy no hablaremos de esa clase de estrés. Por que no da para hacerlo en un post, ni en varios.


¿Me acompañas?


1) Lo primero que podemos hacer para reducir el nivel de estrés en nuestra vida, es exponernos menos a las situaciones y personas que lo generan. Tan simple como eso. Cambia lo que está a tu alcance.

  • ¿Peleas con familiares y amigos que te desgastan? Toma un poco de distancia.

  • ¿El embotellamiento, taco, o como le digan en tu país, te saca caspa? Haz un sacrificio, levántate más temprano, sal antes de tu casa y evita la hora de más transito.

  • ¿Tienes muchas deudas que no te dejan dormir? En lugar de consultar con tu almohada, busca a alguien que te ayude a ordenar tus finanzas y ajústate a un plan para saldarlas.

  • ¿Te frustras porque te estás matando con la dieta y no bajas ni una libra? Tira la balanza por la ventana. (Es broma)

  • ¿Te desesperas porque no encuentras lo que buscas? Aprende a organizarte. La lista sigue… Tu tendrás tus asuntos como yo los míos. Cambia lo que puedes cambiar. No lo postergues más.



2) Lo segundo que podemos hacer, es tener una actitud positiva ante la vida. Hay cosas que no podremos cambiar, pero lo que si podemos hacer, es controlar como respondemos o la manera en que reaccionamos, como esas situaciones nos afectan.

Lo que creemos de nosotros mismos, lo que pensamos de los demás, la manera en que percibimos lo que nos sucede y las conclusiones a las que arribamos, son la llave para manejar de una mejor manera el estrés natural que nos produce estar vivos.

  • ¿Qué te parece si la próxima vez que estés en una linea de pagos que no avanza, en lugar de enojarte y frustrarte tomas otra actitud? Puedes conversar con alguien, leer una revista que este a la mano, hacer un llamada, respirar profundo, etc. Pensar negativamente no hará que la fila se mueva más rápido, enojarte con la cajera tampoco ayudará.

  • Si quieres bajar de peso y te vuelves loca por ello, te será casi imposible mantenerte en un plan por mucho tiempo. Cambia tu manera de pensar, no te enfoques en el resultado, no le agregues más ansiedad a tu plato. Piensa en el proceso, porque a la larga, el resultado llegará.

  • Vive la vida sin quejarte. La queja alimenta el estrés. Sácala de tu mente y corazón. Piensa bien de los demás y no juzgues las situaciones que vives antes de tiempo. Al final del día, verás que de todo se puede aprender algo.

  • Entiende que hay situaciones de estrés que son pasajeras. No es el fin del mundo, otra gente ha sobrevivido, tómatelo con calma, ríete de ti misma y con los demás.

  • Deja de compararte con otros. Vive tu propia vida, eso te quitará peso extra y reducirá muchísimo tus niveles de estrés. Aprovecha tus momentos, no hiervas por los logros de los que tienes alrededor, ni te preocupes tanto por lo que tu no puedes cambiar. Recorre tu propio camino, haz los sacrificios que creas necesarios y acepta con responsabilidad las consecuencias de tus desiciones.

  • Y por último, no tomes muy enserio lo que otras personas dicen. La gente también anda loca y muchas veces reacciona mal. No le des mucho lugar a un comentario que no suma ni aporta nada a tu vida. No lo tomes personal.

Cambia lo que está a tu alcance. Nadie lo hará por ti. Piensa positivamente. Nada ni nadie puede quitarte, lo que solo tu puedes controlar.

Soy fanática de las listas. Haz la tuya. Escribe lo que puedes hacer hoy, para estar mejor mañana.


Nos vemos en el próximo post.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados