Espera lo mejor

Actualizado: 17 de ago de 2018



¿Cómo empieza tu día? ¿Qué es lo primero que se te cruza por la mente cuando suena el despertador? ¿Anticipas discusiones familiares, un mal trato en el trabajo, que estarás desbordada porque tienes un montón de asuntos para atender? ¿Anticipas dolores de cabeza, estrés, ansiedad, cansancio, fracaso?

Generalmente encontramos lo que andamos buscando y la mayoría de las veces recibimos lo que esperamos.


¿Esperas grandes cosas? ¿Esperas lo peor? ¿Esperas poco? ¿Nada?


Sofi, mi hija de 10, quiere ser nadadora olímpica. Si, leyeron bien.


Recién está tomando sus primeras clases de natación y no ha empezado a competir, ¡pero si que sabe soñar en grande esta pequeña! Ella cree que puede representar a su país y ganar una o mil medallas y ese es un muy buen comienzo ¿no te parece? Creo firmemente que su seguridad y confianza la llevará muy lejos en todo lo que emprenda y que alcanzará todo lo que se proponga y mucho más.


Matt pronto comenzará la escuela media, con sus 12 se vienen un montón de cambios y desafíos… su vida es un poco más difícil y complicada… tiende a preocuparse de más, estar ansioso, es de los que dudan, planean para lo peor, se hacen mil preguntas y re-piensan todo.


Mi trabajo para el verano y para su vida en general es que suelte la idea de sobrevivir, crea que le puede ir bien, que hará buenos amigos, que se adaptará con facilidad … sus expectativas harán la diferencia, no tengo dudas, porque la calidad de nuestras expectativas y lo que esperamos, determina en gran manera la calidad de nuestras acciones.



No andes por la vida anticipando tu próximo error, tu próxima falla o fracaso. No esperes puertas cerradas o relaciones que no llegan a ningún lado… si quieres recibir algo bueno, algo grande… tienes que pensarlo, esperarlo y anticipar que sucederá.


Sácate de encima los pensamientos negativos, el no puedo, la sensación de que nada cambiará, la idea de que no lo lograrás, que no será suficiente, que te vas a volver a equivocar.

Sácate de encima las pocas ganas de volver a intentar y empieza cada día con toda la pasión y entusiasmo que puedas encontrar teniendo la seguridad de que tu esfuerzo tendrá su fruto. Sal a sembrar y espera cosechar.


Algunos dicen, “prefiero no tener grandes expectativas para no sentirme decepcionado cuando no se cumplan”. He estado allí muchísimas veces. Te aseguro que no es sano y que te llevará a un lugar que no querrás estar. 


Espera grandes cosas y espera activamente, de eso se trata estar vivo.

Si tus expectativas son altas tenderás a esforzarte más y alcanzarás mejores resultados, y si no alcanzas lo que te propones, de todas formas habrás aprendido mucho en el camino.



Hoy puede ser el día en que tu jefe vea tu esfuerzo y te ofrezca una posición de mayor responsabilidad. Hoy puede ser el día en que tu salud comience a mejorar. Hoy puede ser el día en que apruebes ese final, que se agrande la familia, que recibas esa llamada… puede que hoy conozcas al hombre de tu vida, que accedas al crédito para comprar tu casa, puede que hoy conozcas al que será tu socio por muchos años, puede que hoy consigas ese trabajo que tanto necesitas.


Hoy puede ser el día en que estés en el lugar correcto, en el momento correcto, haciendo lo correcto.


Todo comienza con lo que esperas.


El que puede cambiar sus pensamientos, podrá cambiar su destino. Stephen Crane

No es fácil, pero tampoco imposible. La llave está en tu mano.


Nos vemos en el próximo post. Gracias por pasar.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados