Decide ser más feliz y comienza a serlo hoy mismo

Actualizado: 14 de ago de 2018



Soy una convencida que la vida que soñamos se diseña de adentro hacia afuera y que las circunstancias y personas que nos rodean, poco tienen que ver con la sensación de propósito y bienestar interno que podamos experimentar.


Es verdad que hay situaciones que no parecen ser terreno favorable para que nos sintamos bien, aun así, aunque no podamos controlar todo lo que pasa en nuestra vida y a nuestro alrededor... hay ciertas acciones que podemos poner en práctica diariamente que nos llevarán a sentirnos mejor y más plenas.


A veces pensamos que seremos más felices cuando accedamos a un mejor trabajo, podamos comprar nuestra casa, formemos una familia, podamos viajar, terminemos la carrera, bajemos de peso... y la lista sigue.


La realidad es que con dinero o sin dinero, solas o acompañadas, con salud o sin ella, la llave para ir para adelante, no rendirse y ser feliz, está siempre en nuestra mano y nada ni nadie nos la puede quitar.



El cuento es que a veces estamos tan a las corridas, tratando de resolver lo urgente, que nos olvidamos que hay cosas importantes que no podemos postergar... el ser feliz es una de ellas.


Los días no vuelven, el tiempo pasa y no somos muy conscientes de eso... despertamos, ponemos piloto automático, llega la hora de dormir y al volver a empezar.


Eso no es vida, es sobrevivir, pasar sin que la vida deje huella en nosotras, y dejame decirte que si no somos permeables, difícilmente podamos hacer una diferencia en donde nos toque estar.


Si has pasado por mi blog, verás que entre recetas y recomendaciones para bajar de peso, mi bandera es "vive cada día, como si fuera el ultimo".


Obviamente podemos poner miles de excusas, pero la realidad es que tu puedes cambiar tu vida... ya se... suena cursi, pero no lo es, de verdad que puedes; no es una frase hecha, porque pequeños cambios hacen una gran diferencia y esos cambios no son difíciles de implementar, sólo requieren algo de lectura y percepción, detenerte, reflexionar, y ponerte en marcha con lo que está en tu mano y sí puedes cambiar.


Si te pones a pensar, hablando de felicidad y bienestar, son más las cosas que dependen sólo de ti, que las que dependen de los demás. Cuánta gente conoces que parece tener la vida resuelta y aún así no logra ser feliz?


Espero que estas ideas que te voy a dejar te hagan pensar, pero más que pensar, te activen. Espero de corazón que puedas implementar alguna de estas rutinas. Empieza con la que se parezca más a ti (como dicen mis amigos puertoriqueños) no tienes que empezar con lo más difícil, simplemente empezar.


Ser feliz no es un destino, es un camino que puedes empezar a recorrer hoy mismo.

Decide ser más feliz... cambia el chip, haz lo que tengas que hacer y hazlo hoy.

Aqui vamos:


1. Valora las pequeñas cosas. Detente a pensar en lo que tienes. Toma tiempo para eso, remplaza la queja por gratitud y verás como comienza a cambiar tu vida. ¿Cómo puedes empezar? Ten el hábito de escribir diariamente al menos tres cosas por las que estás agradecida (me gusta usar un frasco para eso). Comienza por lo obvio, que no es tan obvio cuando falta. Verás que si pones tu mente en las bendiciones diarias, serás una mejor persona y tu forma de ver y andar por la vida será mucho más positiva.


2. Cuida tu alimentación y haz algún tipo de actividad física. Come bien para sentirte bien. Si comes basura... te aseguro que te sentirás re mal. Haz ejercicio para combatir el estrés y la ansiedad. Puedes comenzar con una caminata. Realmente no se trata de trabajar el cuerpo perfecto. Está científicamente probado que las sustancias químicas (endorfinas) que se liberan al hacer actividad física, mejoran nuestro estado de ánimo notablemente.



3. Sé amable con los demás. Desde un "buen día", a un "gracias"; desde compartir algo con quien no tiene, a ofrecer tu tiempo como voluntaria para que alguien que ni siquiera conoces esté mejor... no sólo dejarás huella en esta vida, también te sentirás más satisfecha contigo misma.


Sigue la regla de oro: Es mucho mejor dar que recibir.

4. Rodéate de personas positivas. El buen ánimo es contagioso. Si te rodeas de personas positivas tendrás mayores posibilidades de ser feliz. La gente negativa atrae personas negativas. ¿Tú de que lado estás?



5. Duerme lo suficiente. Dormir pocas horas aumenta el riesgo de sufrir depresión, ni hablar que cuando estas cansada reaccionas mucho peor a situaciones negativas, lo vas a ver en tus hijos, allí tienes un espejo. Haz el esfuerzo de acostarte más temprano, notarás una gran diferencia en tu rendimiento y ánimo general.


6. Elimina el diálogo interno negativo. Esta me encanta. No le des mucha vuelta a las cosas... sé más espontánea... no sobre-pienses todo. Muchas veces somos nosotras mismas las que nos ponemos "el palo en la rueda". Si crees que es difícil... lo será. Si crees que no puedes, estarás en lo cierto, pero cuando comiences a creer que no hay obstáculo que no puedas superar o cosa imposible de lograr, te posicionarás en un mejor lugar, del lado de la gente que se siente exitosa y logra todo lo que se propone.


7. Pon atención a lo que escuchas, miras y lees. ¿Con qué llenas tu mente? Desde la música que te mueve, hasta los programas de televisión que miras, los libros que te atrapan, etc. ¿Con qué alimentas tu mente?


8. No gastes en cosas, invierte en experiencias. Las cosas materiales que puedas adquirir o darle a tus seres queridos no te harán más feliz, invierte en experiencias, en momentos que puedas compartir con los que más quieres. Si comienzas a prestar atención a esto te encontrarás sonriendo más. Las experiencias positivas nos nutren, debemos buscarlas, hacer espacio para ellas.



9. Pasa más tiempo al aire libre. Estar en contacto con espacios verdes siempre se ha asociado con una mejor salud mental. Sal al parque aunque sea por media hora, organiza un pic-nic o una mateada el próximo fin de semana. ¿Que tal un campamento en familia? Ve a tu trabajo por la vereda del sol, detente a oler una flor, aprovecha más tu jardín. En poco tiempo notarás una gran diferencia.


10. Escribe tus experiencias. Con una frase diaria bastará. Siempre hay algo positivo del día que podemos remarcar. Cómo te sentiste cuando, algo que llamó tu atención, resume alguna conversación significativa, etc.



11. Celebra las pequeñas victorias. A veces nos enfocamos tanto en las metas a largo plazo que solemos subestimar los pequeños pasos que damos cada día hacia una vida mejor. Te soy sincera: A mi me encantan los resultados, son medibles, concretos, visibles, pero más me gusta ver lo que puedo hacer y vivir en las 24 horas que sé que no volverán. Se que mi futuro se conquista un día a la vez y lo que decida hoy tendrá muchísimo impacto a largo plazo.


12. Haz nuevos amigos. Anímate a crear puentes, busca relacionarte con más personas, aprende a escuchar, a preguntar. Se que las personas se cruzan en nuestra vida con un propósito, y muchas veces por timidez, desconfianza o estar tan encerradas en nuestro mundo, simplemente las dejamos pasar.


¿Me cuentas si ya practicas alguna de estas rutinas? ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor y comenzar a ser más feliz hoy mismo?


Gracias por pasar.


Leticia


761 vistas6 comentarios

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados