Cómo hacer para no abandonar la dieta

Actualizado: 15 de ago de 2018



No te la pases a dieta. Si quieres cambiar tu alimentación, lo mejor que puedes hacer es que las comidas saludables que preparas sean tan ricas, que quieras repetirlas una y otra vez. En esta publicación te daré algunas ideas para que tus recetas saludables sean la envidia de las mejores cocineras que conoces (incluyendo a tu madre y suegra por supuesto). Con estas sugerencias, no te cansarás de cuidarte, disfrutarás cada plato, tu familia se enganchará con tus propuestas y sin darte cuenta bajarás de peso.


1. Apuéstale a las ensaladas

Ya se que te molesta que tu ensalada tenga 500 calorías, pero dime la verdad… ¡no te mueve un pelo comer 900 en un Big Mac! La realidad es que si quieres aprender a comer mejor, algo tiene que cambiar. Una ensalada saludable que te deje saciada, debería contener algo de proteína, muchas verduras, algunas nueces, semillas y un aderezo ligero que le de un toque especial. Puede que pienses que es contradictorio agregar calorías a tu ensalada, pero si eres inteligente y mides bien las porciones, lo que obtendrás será un plato bajo en calorías, nutritivo y súper sabroso que querrás volver a preparar.


2. Prueba nuevas formas de cocción

Cuando se trata de comida saludable, el pollo al horno, el pescado a la parrilla y los huevos duros son el clásico de clásicos. Lo que puedes hacer para no aburrirte de estos alimentos es experimentar con diferentes técnicas de cocción. De esta forma las texturas y sabores serán siempre diferentes. Con los vegetales es lo mismo. ¡Claro que es más fácil hervir el brócoli o echarlo a la sartén, pero si intentas otras maneras de prepararlo obtendrás platos riquísimos completamente diferentes cada vez!



3. Aprende a usar y combinar diferentes condimentos

Si sólo usas sal y pimienta no llegarás muy lejos. Si deseas comidas sabrosas tendrás que aprender a usar hierbas y especias. Los diferentes condimentos le darán al mismo alimento una identidad completamente distinta. Por ejemplo, el pollo con romero y orégano se sentirá italiano, pero con salsa roja y jengibre, tendrá un toque asiático. Puede que te sientas sobrepasada con tanta variedad de especias, condimentos y hiervas… vas al supermercado y no sabes que comprar. Mi recomendación es que comiences con estas: Para platos salados: perejil, albaca, romero, laurel, oregano, chili o pimienta cayena, cilantro, comino, curry, pimentón o paprika. Para platos dulces que no te falte: canela, nuez moscada, extracto de vainilla y cacao en polvo.

4. Agrega limón

El limón o la lima mejorará y resaltará el sabor del plato más sencillo. Intenta usarlos en lugar de vinagre en adobos y aderezos y pruébalo en ensaladas, platos de carne y postres.



5. Viste tus comidas

Planea tu comida de una manera que despierte tu apetito. Usa una variedad de frutas, verduras y granos integrales para agregar color y nutrición a tu plato. Se creativo con la presentación. Hasta un plato de un color llamativo puede ser de gran ayuda.


6. Dile si a los antojos


Dile si esas cosas ricas que te encantan, pero haz una versión más saludable. Recuerda que aunque un postre sea bajo en calorías, debes medir la porción. (Pronto se viene una sección de recetas saludables en el blog. Ten paciencia, estoy tomando impulso) #recetas


7. Organiza comidas en casa

En lugar de gastar plata en restaurantes o comida hecha, invita a tus amigos a comer algo saludable en tu casa. Comer con tus seres queridos te ayudará a construir recuerdos más positivos relacionados con la alimentación. Algo que puedes hacer es involucrar a tu gente en la preparación de alimentos. Olvídate de las noche de pizza e intenta otras opciones.



Para terminar: ¡No pierdas la paciencia! Dominar el arte de una alimentación saludable lleva tiempo y esfuerzo. ¡Claro que es más fácil comprar los ingredientes de siempre! ¡Claro que es más fácil cocinar lo mismo una y otra vez! Tendrás que ir contra corriente en esto.

Ayer mi hija de 10 confirmó la estadística de que hace falta probar hasta 15 veces un alimento antes de comenzar a aceptarlo. (Ella le mencionó a un amigo que inicialmente no pasaba el arroz integral, que prefería el blanco, pero con el tiempo se fue acostumbrando y ahora le encanta y lo prefiere sin dudar) ¡Punto para mami!


Bueno chicas… hasta aquí la publicación de hoy. Gracias por pasar.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados