Cómo gastar menos en ropa

Actualizado: 14 de ago de 2018



¡Hola a todas! Hoy quiero hablarles de un tema que me apasiona muchísimo.


No vengo de una familia adinerada… desafortunadamente mi esposo tampoco.

Como muchas de ustedes, no tuve todo lo que quise, pero considero que tampoco me faltó nada esencial. En casa siempre se trabajó duro, se priorizó la educación y sin importar las circunstancias, se respiró profundamente la idea de superarse y de luchar por estar mejor.


Así crecí, buscándole la vuelta a las cosas, pensándola dos veces, analizando las oportunidades, haciendo ajustes y rompiéndome la cabeza para no quedarme con lo bueno sino con lo mejor.

Llegamos a este país en abril del 2002 con una mano atrás y otra adelante. Igual que la mayoría de los inmigrantes del mundo, con mucha ilusión, un montón de sueños y una dosis enorme de inconsciencia. Hubo épocas más difíciles que otras, pero aún en los peores momentos puedo decir que la pasamos bien.


Con mi esposo trabajamos de muchas cosas… creo que podría hacer un post sólo de eso. El “contigo pan y cebolla” dejó de ser un dicho… para convertirse en una hermosa realidad.


La cuestión es que la vida nos enseñó a ahorrar.

La idea de tener un presupuesto mensual, la necesidad de contar las monedas, de buscar ofertas, de no poder darnos muchos lujos, etc. nos llevó bastante lejos. Porque sin darnos cuenta, aunque nuestra situación cambió, nosotros no lo hicimos. No es que ahora tengamos mucho (no me vengan a pedir prestado) pero convengamos que estamos mejor que antes.


Hay muchas formas de ahorrar dinero, pero en este post, quiero empezar con algo en que las mujeres solemos gastar de más. Y es el famoso ¡no tengo nada para ponerme!

No quiero que se confundan, me encanta la ropa, los accesorios, el calzado, estar a la moda, saber de las tendencias, tengo amigas que adoro que se visten super bien y siempre me dan algún consejo… pero la idea de gastar en ropa nunca me ha convencido demasiado... prefiero otras cosas.

No sé si es que me llegan los 40, si las diferentes circunstancias me han hecho abrazar la idea de andar liviana y de arreglarme con menos... el cuento es que no puedo dejar de pensar y re pensar que llegué a este mundo sin nada y así me voy a marchar. ¿Para qué tanta cosa?


Hoy quiero tirarles estas 10 ideas para que se analicen y piensen. Cada una se pone el zapato que le quede bien.

Quizás andas con lo justo... o eres de las que no se interesan mucho por el tema de la moda y esta publicación es para reafirmar algun valor... quizás eres de la que tiene que espantar demonios porque simplemente no te puedes resistir a lo que ves y tiendes a comprar por impulso y de más.


No quiero explicarme tanto... se que alguien le servirá.


Sin más, aquí vamos... para gastar menos en ropa:


1. Enfócate en prendas que combinen bien entre si. Esto te permitirá crear diferentes conjuntos que harán que las pocas prendas que tienes, se vean completamente diferentes al combinarlas con otras. A la hora de comprar algo nuevo, ten presente la paleta de colores que te gusta y te queda bien. Asegúrate de tener los colores básicos como el negro, blanco, gris, azul marino y beige, pero no seas aburrida y anímate a experimentar con diferentes texturas y patrones. Usa la regla 5/1. Una prenda nueva debería poder combinarse con otras 5 prendas que ya tienes.

2. Considera ropa de segunda mano. En este país hay tiendas de segunda mano que son espectaculares, algunas mejores que otras. No se te van a caer los guantes por visitarlas. Toma ventaja de aquellas personas que compran compulsivamente y terminan donando su ropa con poco o nada de uso. Te aseguro que podrás comprar prendas de primera marca a precios ridículos. Si te tomas tu tiempo y eres paciente, te sacarás las ganas de tener ropa de diseñador en tu armario sin dejar de comer por ello.

3. No compres ropa por impulso. Para esto, lo que mejor funciona es tener una lista de prendas y accesorios que quieres y/o necesitas. ¿Dime si no es verdad que muchas veces terminamos comprando cosas sólo porque están de oferta? Quizás el talle o el corte no es el correcto o no nos favorece, o no tenemos ni idea con que nos lo vamos a poner. Puede que estemos comprando una blusa y lo que realmente necesitamos son pantalones. Tener una lista ayuda mucho.

4. Aprovecha las liquidaciones. Compra al final de la temporada. Las tiendas necesitan hacer lugar para lo nuevo que esta entrando y es en ese momento en que encontrarás las mejores rebajas. Las mejores liquidaciones son a final de enero y a principios de agosto. Espera, ¡no compres nada a precio regular, salvo que sea de extrema necesidad!

5. Organiza tu armario. No hay nada mejor que encontrar lo que estás buscando. Si tu closet está en orden, tendrás una mejor idea mental de lo que tienes y esto te evitará gastar dinero en prendas o accesorios similares.

6. Experimenta con accesorios. Los accesorios como bufandas, collares, gorros, carteras, zapatos, harán que tu conjunto se vea más formal o más casual. La ropa es la misma, pero el look se verá tan diferente que nadie notará que estas usando las mismas prendas. Los accesorios te permitirán estar a la moda en cuanto a colores, patrones y texturas sin la necesidad de gastar un dineral.

7. Intercambia ropa con tus amigas. Este es el clásico de las hermanas. Pero ¿por qué no hacerlo entre amigas? No lo hagas sólo para fiestas u ocaciones especiales. Intercambiar ropa por un mes puede darle un aire nuevo a tu manera de vestir y es completamente gratis.

8. Si no está sucio, no lo laves. Parece un consejo tonto, pero no lo es. Hay prendas que necesitan ser lavadas en cada postura, pero otras no. Evita comprar prendas que necesiten cuidados especiales a la hora del lavado, ya sabes que un día estarás cansada y tendrás algún accidente que te sacará algunas lagrimas. Toda tu ropa blanca ya no es mas blanca… es rosa bebe… porque olvidaste que esa camisa roja destiñe… y no te tomaste el trabajo de separarla.

9. Rota tu ropa por estación. En Minnesota no podemos hacer otra cosa, pero en otros lugares en donde el clima es más parejo, tendemos a usar la ropa durante todo el año… ¿Que te parece si comienzas este año haciendo una selección de ropa que sólo usarás en primavera, verano, otoño o invierno? En principio tus opciones serán más limitadas, pero cuando cambie la estación siempre tendrás algo “nuevo” para ponerte.

10. Tranquilízate con las ultimas tendencias. La moda va y viene. Si quieres ahorrar en ropa lo mejor es enfocarte en prendas clásicas de calidad que podrás usar por muchos años.


Espero que te hayan servido estos consejos. Espero que puedas implementarlos, porque la la plata que no se gasta por aquí, puede ser muy útil por allá.


Si te interesa el tema del ahorro, no dejes de mirar este post sobre como comenzar a organizar las finanzas.


¡Abrazos y gracias por leerme hasta el final!


3 de Agosto, 2018: Revisando esta publicación me he dado cuenta que cada vez compro menos y se asentúa mucho más la idea de vivir con menos... ando del lado de los que afirman sin dudar "menos es más".


¿Tu de que lado estás?


Leticia


En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados