Ayuda a tus hijos a mantener una rutina diaria durante las vacaciones

Actualizado: 30 de ago de 2018



¡En una semana terminan las clases! Tus hijos están re felices pero tienes sentimientos encontrados.


¿Dime si algunos de los días de las vacaciones no parecen interminables? ¿Dime si no son como un caldo de cultivo para peleas entre hermanos, malas actitudes y reclamos?


Hay que aceptarlo, hay días que los chicos se levantan cruzados y no hay propuesta que evite que la casa se convierta en un campo de batalla del que no puedes escapar.


No se tú, pero yo no tengo registro de un sólo día de vacaciones que no haya comenzado con esta pregunta: “Mami ¿A dónde vamos hoy?” con su variación “Mami ¿Qué hacemos hoy?” 


Por eso me me he decidido a escribir este post, porque se que aunque la semana esté llena de salidas y actividades buenísimas, nada conformará a una niña de 10 y un pre-adolescente de 11 que realmente están en el asunto de vivir cada día, como si fuera el último.


Lo que te voy a proponer hoy, es un plan de acción que te servirá para tener un poco de orden durante los días de verano. Tranquila, no será un campamento militar, después de todo, las vacaciones son para descansar y relajarse ¿verdad?


¿Por qué la necesidad de una rutina diaria? Te la hago corta.


Demasiado tiempo libre y niños no se llevan bien.

Tener una rutina diaria te ayudará a salir del paso cuando tus hijos anden caminando por las paredes de la casa tratando de liberar su energía, y tú estés a punto de estallar porque los “aguantaste” todo el día o llegaste agotada del trabajo y tu casa en un caos total.


Esta rutina diaria es muy básica y a la vez muy útil. Mírala como una estructura que le dará estabilidad a tus días (especialmente cuando parezca que no hay un plan)


Con una rutina diaria, tus hijos:

  • Sabrán que hacer en su tiempo libre

  • Tendrán una mejor idea de qué esperar

  • Colaborarán más en el hogar y

  • Desarrollarán más responsabilidad, creatividad e independencia

Cómo ya les conté en “Lo que la tecnología no hará por ti” estar colgado de la tele, la tablet o el Xbox no es una opción para nuestra familia y no será la única alternativa durante las vacaciones de verano.



Como no todos los niños son iguales y cada lugar tiene sus limitaciones y posibilidades,  la rutina diaria que le funcionará a una familia nunca será igual a la de otra.


Entonces, antes de llegar con un plan:


  • Te recomiendo que hables con tus hijos acerca de sus intereses y aquellas actividades que quisieran explorar.

  • Enfócate en aquellas cosas que pueden hacer sin ayuda o supervisión.

  • Luego pídeles que hagan un poster gigante con las diferentes propuestas que acuerden y cuélgalo en un lugar bien visible de su habitación.

  • Para finalizar, prepara una caja para cada uno de tus hijos con los elementos que necesitarán para cada tiempo y actividad (Por ejemplo: materiales para hacer manualidades, libros de música, juegos de mesa, rompecabezas, algún libro de tareas, hojas, lápices, pinturas, marcadores etc.)


En esta rutina diaria, puedes poner horarios o no. Yo preferí dividir el día en bloques, porque mi idea no es que salten de una actividad a otra sin opción. Si la están pasando bien, y tu ves que todo está en orden, déjalos continuar con lo que están haciendo. Sólo te recomiendo que respetes los horarios de comida, descanso e higiene personal.


Aquí te paso mi ejemplo:


Por la mañana: (8:30am-12:00pm)

  • Vestirse y armar la cama antes de salir de la habitación.

  • Desayunar.

  • Peinarse y lavarse los dientes.

  • Hacer una breve meditación que incluya algo de escritura.

  • Salir a andar en bicicleta, patinar y/o jugar en el parque.

  • Snack.

  • Estudiar música.



Cerca del mediodía: (12:00pm-3:00pm)

  • Ayudar a preparar el almuerzo.

  • Almorzar.



  • Tiempo para aprender y crear. Algunas opciones pueden ser: armar un rompecabezas, dibujar, pintar, usar duolingo (un app para aprender idiomas) hacer tareas escolares, usar juegos de mesa, hacer algún proyecto o manualidad, etc.



Por la tarde: (3:00pm en adelante)

  • Tele/Tablet (no más de una hora) Este sería un buen momento para que ellos busquen proyectos que les gustaría realizar (recetas, experimentos, lugares que quisieran visitar durante las vacaciones, etc.)

  • Leer en casa o en la biblioteca.



  • Ayudar con la limpieza y el orden de la casa (lavar/doblar la ropa, limpiar los muebles, pasar la aspiradora, lavar/secar los platos, repasar el baño etc.) Si quieres puedes estimularlos dándoles algo de dinero por la ayuda.



  • Cocinar algo rico para la hora de la merienda.

  • Snack.

  • Andar en bici, jugar al basquet, al futbol, patinar, ir al parque etc.

  • Ayudar a preparar la cena.

  • Bañarse.

  • Cenar.

  • Tele/Tablet/Película o algún juego de mesa.



  • Lavarse los dientes.

  • Acostarse y descansar para volver a empezar.


Espero que este plan te sirva y entusiasme. Si tienes alguna idea o sugerencia no dejes de contárnosla en la sección de comentarios o en las redes sociales en dónde encuentres este post.


Quizás no todas las actividades que propongo apliquen para el área en que vives, nosotros tenemos la bendición de vivir en los suburbios... la vida es muy tranquila por aquí... los chicos tienen una biblioteca y un un parque a pocas cuadras y siempre encuentran algún vecino con quien jugar.


Aunque tu situación sea diferente, el sólo pensar una especie de rutina diaria que se acomode a tus posibilidades te ayudará un montón.


Julio 14, 2017: A 1 año de haber escrito esta publicación confirmo que establecer rutinas funciona. Son casi las 11:30am y estoy trabajando en casa (los chicos están más grandes, pero no tanto). En este momento Matt está tocando el piano (usa un app para aprender canciones) y mi nena salió a correr al parque. La tele, que ya no es la tele, (ustedes saben de lo que hablo) se reserva para la última hora del día.

¡Hasta pronto!


Leticia


#hábitos

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados