40+ Buenos modales para practicar y enseñar a tus hijos

Actualizado: 15 de ago de 2018



Las vacaciones son una muy buena oportunidad para reforzar valores importantes en nuestros hijos. La familia está más relajada, pasamos más tiempo juntos y entre tantas idas y venidas tenemos la oportunidad de observar un poco más de cerca algunos comportamientos y actitudes que en otro momento del año se nos esconden… o simplemente dejamos pasar.


Muchas veces confundimos a los buenos modales con la clase o el estatus social, pero nada puede estar más equivocado o lejos de la realidad.

Los buenos modales son un reflejo del corazón y demuestran de una manera sencilla, práctica y casi automática: preocupación, interés y respeto por los demás.

Parezco un disco rallado, eso si sonó antiguo... pero cada vez que mis chicos salen me escuchan decir: “recuerden que todo lo que hagan o dejen de hacer les abrirá o cerrará puertas, los representará a ustedes y a su familia”.


Sin más, aquí está mi lista, aquellas cosas que quiero que mis hijos incorporen como naturales. Todavía tengo que recordarles, insistir, corregir… pero confío en que un día, espero no muy lejano, esta lista sea parte de su forma de andar y manejarse con los demás. Aquí vamos:


En general:



  • Usa la palabra “por favor” antes de pedir algo.

  • Saluda cuando llegas. Saluda cuando te vas.

  • Cuando conversas, mira a los ojos.

  • Di “gracias” siempre que recibas algo.

  • Cubre tu boca cuando tosas o estornudes.

  • Se puntual. Respeta el tiempo de los demás.

  • Respeta a tus pares y a las personas mayores.

  • No discutas con las autoridades. (Maestros, directores, entrenadores, líderes, padres de tus amigos etc.)

  • Pide permiso, especialmente si no sabes si puedes o no hacer algo.

  • Brinda tu asiento a personas mayores o mujeres embarazas.

  • Escucha con atención. Espera que otros terminen de hablar antes de opinar o agregar comentarios.

  • Nunca digas malas palabras, ni ninguna palabra que pueda herir a los demás.

  • No interrumpas a los adultos cuando están hablando, salvo que sea una emergencia.

  • Si alguien te pide ayuda (especialmente un adulto) colabora sin quejarte.

  • Ofrece tu ayuda. Se atento con los demás. (Ayuda con la compra del supermercado, abre o sostén la puerta para otros, levanta lo que se ha caído, etc.)

  • Cuando te hablen muestra interés en la conversación.

  • Si no tienes nada bueno para decir, no digas nada.

  • No llames a ninguna persona por nombres o apodos que sean ofensivos. No te burles de nadie.

  • No hagas gestos ni caras cuando hablas con adultos. Exprésate con respeto y con palabras.

  • Pide perdón o disculpas si golpeas o empujas a alguien por accidente.

  • Cuando hagas una llamada: saluda, preséntate y luego pide hablar con la persona que estás buscando.


En la escuela:



  • Respeta a todas las autoridades y al personal en general.

  • Comparte lo que tienes.

  • Se un buen amigo.

  • Levanta la mano antes de hablar.

  • Espera tu turno.

  • Ayuda a otros.


En deportes y competencias:



  • Sigue las reglas.

  • No hagas trampa.

  • Acepta las desiciones de los coaches. No discutas con ellos.

  • Festeja tu triunfo con discreción.

  • Despídete de tu oponente. (Ya sea que ganes o pierdas)


En casa de tus amigos:



  • Respeta las reglas de la casa en dónde estás.

  • Mantén las reglas y los valores de tu familia.

  • Pide permiso antes de tocar o tomar algo que no es tuyo.

  • Cuida tus pertenencias y las de los demás.

  • Devuelve lo que has pedido prestado.

  • Respeta la privacidad de otras personas.

  • Respeta el espacio y las pertenencias de otras personas.

  • Limpia y ordena lo que has usado. Deja cada cosa como la has encontrado.

  • Aprende a comer lo que te sirvan, aunque no te guste.

  • Agradece a los padres de tus amigos por “aguantarte”, “alimentarte” y haberte invitado a su casa.


Cuando estes a la mesa:



  • Lávate las manos antes y después de comer.

  • Espera a que te sirvan, o deja que otros se sirvan primero.

  • No apoyes los codos en la mesa.

  • No grites en la mesa.

  • No uses tecnologia mientras comes.

  • Come con la boca cerrada.

  • No hables con la boca llena.

  • Come despacio y en bocados pequeños.

  • Usa la servilleta para limpiarte. (No tu ropa, ni el mantel)

  • Utiliza los cubiertos correctamente.

  • Termina toda tu comida y pide permiso para levantarte.

  • Lleva tu plato a la cocina y ayuda a levantar la mesa.

  • Ofrece ayuda para lavar y secar.


Cuantas cosas ¿verdad? y seguro tu tienes muchas más para agregar a la lista. Es un trabajo de nunca acabar… pero el mundo te lo agradecerá.


Y tu ¿con qué luchas más? Déjamelo saber en los comentarios o en las redes sociales en dónde veas este post.


Gracias por pasar.


Recuerda que la mejor manera de seguir las publicaciones de mi blog es subscribiéndote por e-mail. ¡No dejes de hacerlo!

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados