10 Razones por las que no puedes adelgazar (Parte 1)



En esta serie de dos publicaciones vamos a hablar de 10 razones por las que no puedes adelgazar y/o mantener un peso saludable en el tiempo.


Estas razones son cosas que he vivido en mi propio proceso de llegar a un peso saludable y se que te ayudarán a re-pensar y evaluar tu propia experiencia de una manera super productiva.


Lee hasta el final y suscríbete al blog para que la segunda parte de este artículo llegue directo a tu casilla de correo, y por favor ¡comparte este post en las redes que más usas! Haciendo esto me ayudarás a llegar a más personas que pueden necesitar apoyo para hacer cambios, recuperar su salud y mejorar su calidad de vida.


Vamos a comenzar:


1. Eres demasiado estricta.

Muchas personas creen que cumplir con una dieta al pie de la letra garantizará sus resultados, pero creo que para sostener un cambio de alimentación a largo plazo es mucho más importante aprender a ser flexible que buscar la perfección.


Quizás no tengas acceso a lo que planeabas y/o tengas días difíciles y eso te juegue en contra porque piensas... "si no puedo seguir mi plan al 100% entonces entonces no hare nada"

En lugar de pensar unos minutos, buscar las mejores opciones y ver que puedes hacer con lo que tienes a la mano... terminas salteando comidas o comiendo alimentos que podrías haber evitado fácilmente... Es el famoso todo o nada...


Si quieres hacer un cambio de raíz,


Tendrás que superar ese pensamiento o idea de que podrás mantenerte en tu plan de pérdida de peso 100% todo el tiempo.

Ser flexible es fundamental... en tu vida habrá cumpleaños, aniversarios, días de vacaciones... tendrás antojos... pero eso no significa que estés fracasando... tampoco que tengas que abandonar o tirar la toalla. La vida continúa... y necesitas seguir adelante.


2. No comes lo suficiente.

El metabolismo es complicado...


Si comemos mucho, es probable que no alcancemos a quemar suficientes calorías... esto derivará en un aumento de peso.


Si comemos muy poco y restringimos muchos alimentos, nuestro metabolismo se pondrá alerta para reservar grasa corporal... y eso dará como resultado nada o muy poca pérdida de peso.


La cantidad de los alimentos que consumes, es tan importante como la calidad de los mismos.

Es importante que las calorías que consumimos provengan de alimentos naturales como vegetales, granos enteros, frutas, carnes magras, etc. Y que evitemos consumir grasas, azúcares y harinas refinadas, alcohol etc. ¿Estas comiendo al menos 4 comidas? ¿Incluyes carbohidratos y grasas saludables en tu alimentación? ¿Fuentes de proteína animal o vegetal?


3. Te la pasas a dieta. Subiendo y bajando.

Quizás hiciste una dieta estricta por uno o dos meses, bajaste unos kilos, estás conforme, pero al abandonar tu plan o comenzar a incorporar otros alimentos sufres el efecto rebote.


A los 4 meses te das cuenta que subiste un montón y vuelves a intentar la misma dieta pero te das cuenta que tu ritmo de bajada es más lento... ¿por qué será?


Te lo cuento rápido, cuando te embarcas en una dieta por primera vez, pierdes agua, grasa y algo de masa muscular, pero cuando recuperas peso, solo vuelves a ganar grasa corporal... y esta es mucho más difícil de perder.


Por eso insisto tanto en adoptar un plan que se pueda sostener en el tiempo, esas subidas y bajadas hacen que perder peso sea cada vez más difícil.


Quizás pueda interesaste:

Remplazos saludables para una mejor alimentación

La dieta para comer de todo


4. No tienes en cuenta cambios de edad o actividades.

A medida que sumas años, tu cuerpo necesitará menos energía (básicamente menos calorías) para mantener el peso. Eso explica muchas cosas ¿verdad? Entonces ¿Qué podemos hacer?


Prepárate para reducir tu ingesta calórica y/o compensar la llegada de los años incrementando tu nivel de actividad física.

Quizás lo que te está haciendo subir de peso es algún cambio de actividad... un trabajo más sedentario, obligaciones que te llevan a saltear comidas, quizás comenzaste a estudiar y estás durmiendo mal, puede que estes transitando una etapa de perdida o mucho estrés... quizás estés entrando en un periodo más relajado y tranquilo...


Entonces... bajas la guardia y te das miles de permisos.


Te aseguro que he pasado por esta situación muchas veces. El desafío es identificar lo que está sucediendo y hacer ajustes rápidamente para no lamentarte después...

No permitas que pase mucho tiempo... comienza hoy mismo a cuidar tu alimentación y dedica al menos 30 minutos de ejercicio moderado cada día. Mucho antes de perder el primer kilo, ¡notarás una gran diferencia!


Te recomiendo que tal terminar leas este post:

Mucho más que perder peso


5. Estas consumiendo determinados medicamentos

Desafortunadamente hay medicamentos que hacen que nuestro descenso sea más lento. Por ejemplo algunos corticoides tienden a causar retención de líquidos y generar más apetito.

Habla con tu médico para saber que ajustes puedes hacer e intenta agregar algún tipo de actividad física para compensar, bajar los niveles de ansiedad y obtener mejores resultados en cuanto a la perdida y el control de peso.


Llegamos al final de este post. ¡Gracias por leer y compartir!


¿Te identificas con alguna de estas 5 razones? ¿Cuál es?


¡No te pierdas la Parte 2 de esta nota!

Recuerda registrarte en el blog para recibirla directamente en tu casilla de correo la próxima semana.


Hasta la próxima.


Leticia

0 vistas

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados