10 Consejos para un Día de Acción de Gracias saludable

Actualizado: 14 de ago de 2018



Seguramente ya tienes planeada la Cena de Acción de Gracias.


Fuiste al super, te pusiste de acuerdo con tu familia y anticipas que las opciones en la mesa del jueves y del fin de semana en general, no serán para nada saludables.


Es inevitable... comienza la temporada en donde las mejores excusas para abandonar los “buenos hábitos” se ponen en marcha y nos calzan de maravilla.


Te aseguro que este año no te será tan fácil. Seré la voz de tu conciencia… y me he propuesto ayudarte a no derrapar.


Si lo tuyo pasa por una comida de acción de gracias tradicionalmente americana quiero que sepas que corres el riesgo de consumir alrededor de 4500 calorías y hasta 300 gramos de grasa en sólo unas cuantas horas.


¿El pavo no te va? ¿Tu menú será latino? El riesgo es aún mayor amiga… tu mesa estará llena de esos platos que tanto te gustan y será una misión imposible controlar lo que comes mientras disfrutas de las tradiciones, de tu familia y de este día tan especial.


Por eso en este post encontrarás 10 consejos que te ayudarán a superar una de las pruebas más temidas de la temporada.


No te quiero pinchar el globo, pero es mejor pensarlo y hacer el esfuerzo, que lamentarse por algo que te costará revertir.


Recuerda que comienza una maratón imparable... los eventos de trabajo, las reuniones familiares, las salidas con amigos. ¡Todo festejo de navidad y fin de año se centrará en la comida y necesitas tener un plan! Por eso aquí vamos:


1. Comienza el día con un desayuno saludable. “Reservar calorías” para más tarde es una estrategia muy popular que no funciona. Lo único que lograrás es llegar con hambre a la comida principal y cuando veas todas las opciones deliciosas en la mesa no podrás parar de comer.

2. No te pases con la picada previa. Ten cuidado, porque antes que el pavo llegue a la mesa habrás comido unas 1500 calorías casi sin notarlo. Ya sabes que los quesos, los embutidos, el pan, los pasteles fritos son un peligro total. En lugar de desquitarte con opciones hipercalorícas, dedícate a los vegetales... llena tu plato de ellos y deja un espacio muy pequeño para esas cositas que nunca comes y quieres probar.

3. En la Cena de Acción de Gracias sacamos la “vajilla especial”. Esta vajilla tiene dos características principales. Es hermosa y es gigante. El plato promedio suele medir 14 pulgadas y en general lo llenamos hasta el tope y comemos casi todo... ¿como no acabar a al puré de papas de la abuela?

Para evitar esta emboscada, usa la técnica del plato más chico, no fallará. Llena la mitad de ese plato con vegetales, no abuses de las salsas y aderezos y estarás en territorio seguro.

4. Disfruta de las comidas que tanto te gustan. Una de las mejores cosas que tienen las fiestas son las comidas tradicionales y los recuerdos que estas evocan. No te prives de eso, pero se consiente de lo que comes. Con unos bocados de tu comida favorita será suficiente para “recordar y volver a vivir”. Por favor... no comas del bowl sentada en un sillón. Recuerda que nuestro cerebro tarda unos 20 minutos en procesar que estas comiendo. No comas apurada, disfruta cada bocado con tranquilidad.

5. Intenta una picada, botana o un postre nuevo. Busca recetas saludables que sean deliciosas. Utiliza remplazos. Pon en práctica lo que has aprendido.

6. Elige bien el plato principal. Utiliza la mejor carne magra que puedas encontrar. En lugar de cubrirla con salsas altas en grasa y sodio, utiliza hierbas y condimentos que le den un buen sabor. Una buena porción de proteína te ayudará a comer menos de lo que no te conviene.

7. Involucra a todo el mundo pidiendo que aporten un plato o postre saludable. ¡No te cargues con todo! Si tus amigos y familiares no tienen idea de que traer, puedes darle ejemplos y recetas. ¡Qué no te de pena! Puede ser el comienzo de un cambio para ellos también. Si estás invitada a un lugar, asegúrate de llevar opciones sanas que puedas comer sin culpa.

8. No te pases con las bebidas alcohólicas. Tomar sin control aumentará tu deseo de consumir alimentos altos en sodio y te hará comer hasta un 30% más. Ni hablar en el momento de los postres. Si no puedes evitarlo, intenta limitar el consumo de alcohol a una copa antes o durante la cena y una para finalizar.

9. Perdónate y sigue adelante. ¿Leíste este articulo y aún así comiste de más? No te des manija. La culpa no te llevará a un buen lugar. Lo que pasó, pasó. Sigue adelante. Invita a alguien a dar una caminata para quemar algunas calorías. ¿Hace frío? Busca un workout para hacer en familia como Double Time (si vives en USA puedo ayudarte con eso), o actívate con el Xbox Kinect o la Wii. Ponte a bailar… mover el esqueleto te ayudará a acelerar la digestión y dejar atrás lo que hubieras querido evitar.


10. Por último, recuerda la esencia de este día. Entre el clásico partido de futbol y las comidas deliciosas y los postres, toma un tiempo para reflexionar y pensar en las cosas que han sucedido en este año. Seguro tienes mucho para agradecer. Más allá de las tradiciones, nada se compara a la gente que tienes alrededor y los momentos que puedes compartir con ellos.


De todo corazón te deseo un Día de Acción de Gracias espectacular.


Hasta la próxima.


Leticia

En las redes

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© 2019 Leticia Pluis. | Derechos reservados